¿Y tú en qué lugar te encuentras?


24 Oct


¿Y tú en qué lugar te encuentras?


Hace unos días escuchaba una persona indignada porque no encontraba la congruencia en varias personas y eso la tenía molesta e incluso paralizada en accionar.


Lo primero que hice fue dejar clara la definición de congruencia; para que pudiéramos empezar a resolver sus inquietudes y estar  todos alineados hacia el mismo significado.


“La congruencia es la conveniencia, coherencia o relación lógica que se establece entre distintas cosas. La palabra, como tal, proviene del latín congruentia.


 La congruencia puede observarse en la relación de coherencia que hay entre las acciones de una persona y aquello que predica.”


En resumen la congruencia es que lo que dices con lo que haces estén alineados y se muestren en tus acciones. Una vez resuelta la definición y dejando clara para ambas partes el significado, comencé a cuestionarle del porque su sentimiento de injusticia y enojo, a lo que me respondió: ¿Cómo alguien con los mismos conflictos que yo sin resolver, puede exigirme un resultado distinto? ¿Por qué esa persona no se pone a trabajar consigo misma antes de intentar cambiarme?


Entendí el punto y hasta empatice con su molestia, sin embargo analice el cómo una persona “incongruente” a los ojos de alguien más y con base en los resultados mostrados podía tener tanto impacto en las decisiones de alguien más. Eso me hizo cuestionarme  ¿De cuantas cosas incongruentes nos volvemos víctimas?  Y terminamos indignados esperando de algo o alguien un resultado distinto. 


¿En qué momento permitimos que nuestras decisiones, nuestras acciones, nuestros resultados y específicamente nuestra vida dependan de las acciones o decisiones de alguien más?


Ahí estaría la primera respuesta y sería no seas uno más de los incongruentes que tanto te enojan, y acciona por ti mismo, no motivado por la falta de acción o de resultados de alguien más. Ten tus propios resultados y genera un cambio de consciencia de esa gente no con bonitas palabras sino con acciones concretas y resultados tangibles. 


Porque al final puedes parecer muy indignado y enojado pero terminas siendo exactamente igual a lo incongruente que te hace sentir así; recupera tu poder personal desafiándote, pero sobre todo demostrándote a ti mismo que tu vida y tus resultados no dependen de nadie más que de ti. 


Al final este mundo necesita de mucha gente congruente, no de gente indignada y enojada por la falta de ella. Qué esperas para tomar acción y pasarte al lado de los que luchamos día a día por ser eso que decimos, porque la congruencia es como un cronometro que se reinicia cuando despertamos y se detiene cuando dormimos dándote la oportunidad de reinventarte cada día.


¿Hoy de qué lado te encuentras?



monsehz@concienciauniversal.net

https://www.facebook.com/monserrat.hernandezzamorategui


Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.